Fes click per veure el mapa de la web
Fes click per veure les opcions

La història del bacallà està envoltada de mites i llegendes, la més coneguda de les quals es remunta a mil anys enrrera...els vikings, coneixedors d'aquest peix i de les seves virtuts un cop assecat, haurien descobert a les costes de Terranova una autèntica font inesgotable.

Però haurien estat els bascos qui, coneixedors de la conservació mediterrània en sal , l'haurien explotat. Gràcies a les rutes, gelosament mantingudes en secret, aquests pescadors es convertiren en saladors i comerciants d'un producte quela religió catòlica ajudà a popularitzar des del segle XIV.

Terranova

Territorio insular del Canada, frente a la península de Labrador. Conocido como Newfoundland. Los vascos lo llamaron Ternua.

La larga presencia de los pescadores vascos en Terranova es todavía muy patente en la hoy provincia canadiense. Son muchos los apellidos vascos que persisten y numerosos los vestigios de lo que fueron en su día factorías de procesamiento y salazón establecidas por los pescadores vascos

Historia del Bacalao

Se dice que sus inicios se remontan al 1500, al ser descubierto por el portugués Gaspar de Corte Real. De todos modos, hubo que esperar algo más, hasta entrado el siglo XVII, cuando los vascos lo popularizaron en su región y, a continuación, se extendió por todo el país. El hallazgo fue resultado de los viajes que los vascos realizaban a Terranova para perseguir ballenas. De vuelta, traían consigo un botín excepcional, las piezas de bacalao, abiertas y secadas al aire frío del Norte. Durante el siglo XIX, los muelles de Bilbao, sobre todo el de Uribitarte, era un punto estratégico para el comercio de bacalao, de todas clases y procedencia. Por este motivo, también la capital vizcaína fue puntera en establecimientos comerciales y de restauración especializados en este producto, así como en su rica aportación al recetario. El bacalao al pil pil, a la vizcaína, el ajoarriero, en tortilla, la porrusalda o la zurrukutuna pertenecen ya a la cocina tradicional. Sin embargo, los pioneros en la forma definitiva de conservar este pescado fueron los portugueses, que hoy pueden presumir de una de las mejores cocinas de bacalao. Goza del reconocimiento de plato nacional y estrella indiscutible de su gastronomía. Es, el suyo, de excelente calidad, blanco y de espesores que, con frecuencia, superan los 5 o 6 centímetros. A nuestros vecinos debemos la técnica de abrir la pieza recién pescada y ponerlo en sal mientras dura la campaña de pesca. Portugal tiene las condiciones idóneas para secar al sol el bacalao, además de buenas salinas. De nuevo en tierra firme, el pescado será raspado y salado nuevamente para completar su secado antes de la venta, y empaquetado en hatillos de fácil manipulación y transporte. Múltiples ventajas. La popularidad llegó rápido, sobre todo por las múltiples ventajas que comportaba. El bacalao robó plano a los salazones debido a su facilidad de transporte y conservación y también a los secados, por la buena recuperación de la textura de cocción. Así es como se introdujo en las cocinas españolas, desbancando incluso a otros productos de larga tradición y firmemente asentados en el recetario al uso. Por otra parte, su protagonismo inicial vino dado por la falta de refrigeración, convirtiéndose en “la carne” del momento. Además, una vez desalado, conservaba todas sus propiedades y aceptaba toda suerte de preparaciones, tales como hervido, frito, a la parrilla, en vinagreta o ensaladas y, por descontado, en compañía de todo tipo de salsas. Aun tratándose en fresco de un pescado blanco con un 2% de materia grasa, el bacalao es considerado un pescado azul, ya que en el proceso de salado y secado el porcentaje aumenta. En este sentido, conviene apuntar un matiz, ya que para consumirlo, se remoja hasta devolverle la textura y composición originales. No es fácil sacarle defectos al bacalao que, asimismo, no está sujeto a temporadas por ser un producto secado y de consumo en cualquier época del año. Y con más motivo hoy día, gracias a las nuevas técnicas empleadas para una conservación inicial mucho más perfeccionada que en sus primeros tiempos. Bacalao y Cuaresma. Se relaciona el bacalao con el periodo de Cuaresma debido a la tradición religiosa del ayuno y la abstinencia, del mismo modo que el cordero queda institucionalizado el lunes de Resurrección. A partir del siglo XVIII, cuando se suavizaron los días de abstinencia, el consumo de pescado comenzó a disminuir. La abstinencia contribuyó mucho a que se popularizara también el consumo de bacalao salado y seco ya que, sin facilidades de refrigeración, era difícil obtener el pescado fresco en todas partes. Hoy día, en Hispanoamérica y España continúa la costumbre, si bien sólo son días penitenciales todos los viernes del año y el tiempo de Cuaresma, con prohibición de comer carne y días de ayuno y abstinencia el miércoles de ceniza y el viernes santo.

Nueva Inglaterra

Nombre que recibió el territorio explorado por el Capitán John Smith y cuyos aborígenes eran los Algonquianos. Los colonizadores llegados de Europa bautizaron otros territorios próximos con nombres como New Netherland (Nueva Holanda), New Scotland (Nueva Escocia) y New France (Nueva Francia).

Massachusetts Bay Company

La economía de los primeros asentamientos coloniales se sustentó principalmente de la exportación de bacalao a Europa. Los llamados peregrinos, en su mayoría ingleses, establecieron la compañia; su situación tras la muerte de Oliver Cronwell se había vuelto muy insegura, y fueron ellos los que fletaron el Mayflower y pusieron rumbo a las costas de Massachusetts.

Reflexiones sobre su sostenibilidad

Los vascos fueron los primeros y mas destacados cazadores de ballenas durante siglos. Tras las ballenas cruzaron todo el Atlántico, y en la alta Edad Media (existen ya registros de desembarco en 1371) comenzaron a traer bacalao, si bien nadie sabía de donde procedía. En aquella época los caladeros de bacalao tradicionales en Europa se encontraban en el Mar del Norte y al oeste de Islandia, pero los pescadores vascos nunca fueron vistos por allí. Sin embargo, cada primavera, la flota pesquera vasca izaba velas y partía para regresar en otoño cargada de bacalao, ya seco y salado y preparado para su venta en el mercado. Sin embargo el pescado no podía salarse y secarse sobre la cubierta de los barcos.,entonces ¿donde estuvieron los vascos pescando, salando y secando su pescado?.Los vascos ,inútil es decirlo ,nunca lo dijeron. En1492 Colón descubrió unas islas muy al oeste, y muy pronto los franceses y los británicos comenzaron también a explorar hacia el noroeste la ruta hacia las Islas de las Especias. Si bien algunos exploradores como John Cabot y Jacques Cartier fracasaron en la búsqueda de la ruta del noroeste, encontraron bacalao, grandes cantidades de bacalao ,así como enormes extensiones de terreno junto a la línea costera donde procesarlo y secarlo. También se toparon con alguien : los pescadores vascos. Cuando Cartier estuvo por primera vez en la desembocadura del Río San Lorenzo en 1534,y reclamó el territorio para Francia, notó la presencia durante su nuevo "descubrimiento" de mas de un millar de pescadores vascos, todos ellos felizmente dedicados a pescar bacalao. El fondo marino desde Terranova hasta Massachusetts está formado por una serie de bancos cuya profundidad es, casi exactamente, la preferida por el bacalao para vivir y desarrollarse. La corriente cálida del Golfo fluye desde el sur mientras que la corriente fría de Labrador fluye en sentido inverso desde el Artico. La confluencia de ambas corrientes y de todos los nutrientes que transportan se produce sobre los bancos .El resultado es una zona paradisíaca para el bacalao. Descubierto el secreto de los vascos comenzó la "fiebre del bacalao" (utilizando el mismo término que Mark Kurlansky aplica en su muy interesante obra titulada "El bacalao: Biografía del Pez que cambió el Mundo",publicada en 1997 por Walker).Desde la segunda mitad del siglo XVI el 60% del pescado consumido en Europa era bacalao, en su mayor parte capturado en Norteamérica. Uno de los mas destacados protagonistas de esta "fiebre del bacalao"(aunque en realidad su objetivo era encontrar oro),fue el Capitán John Smith. Contribuyó a la fundación de Virginia en 1614 y exploró una parte de la línea costera norteamericana a la que dio el nombre de Nueva Inglaterra .Desengañado en su búsqueda de oro puso a sus hombres a pescar bacalao y a explorar al propio tiempo las zonas costeras que van desde Maine hasta el cabo y la gran bahía que fueron bautizados con el nombre del pez (Cape Cod). Los mapas de Smith y su descripción de Nueva Inglaterra , asi como sus grandes beneficios con la captura del bacalao, animaron a los Pilgrims a fletar un barco de la Corona inglesa para establecerse allí. En efecto, fué el bacalao el que salvó a los primeros europeos que poblaron Nueva Inglaterra. En 1640,solo once años después de que la Massachusetts Bay Company fuera fundada por los Puritanos fueron exportadas mas de 300 mil toneladas de bacalao a Europa. El bacalao fue también objeto de trueque y comercio con las Indias Occidentales, a cambio de sal, azúcar y melazas. Además ,los despojos de pescado sirvieron de abono que contribuyó a aumentar la fertilidad del pedregoso suelo de Nueva Inglaterra aumentando su productividad agrícola. La pesca, la industria y el comercio del bacalao constituyeron las bases de la prosperidad de Nueva Inglaterra y así fue glosado por el economista escocés Adam Smith en su obra "La Riqueza de las Naciones".En nuestros días una escultura en madera representando al generoso pez cuelga en la Cámara de los Representantes en el edificio de Gobierno del Estado de Massachusetts ,en Boston, para recordar a los legisladores la fuente de la que manó la riqueza de su Estado. La "fiebre del bacalao" se distingue de las mas conocidas "fiebre del oro" y "fiebre del petróleo" en el hecho de que las pesquerías son un recurso renovable. Como si de una entidad bancaria bien dirigida se hubiese tratado los bancos de pesca o caladeros norteamericanos hubieran podido pagar dividendos "en especies",es decir en forma de bacalao, para siempre. Y fue justamente lo que hicieron durante varios siglos. En 1885 el Ministerio Canadiense de Agricultura afirmaba "...a menos que el orden de la naturaleza sea subvertido nuestras pesquerías seguirán siendo fértiles durante muchos siglos mas".

Las mayores naciones pesqueras, para asegurarse su parte, desarrollaron e implantaron nuevas tecnologías tales como los motores de gran potencia, los aparejos de pesca de arrastre, y las técnicas de refrigeración y de congelación a bordo, consiguiendo incrementar tanto las capturas que no daban tiempo a que la especie se regenerara. .Con el propósito de ejercer un control que pusiera freno a lo que ya parecía irremediable los Estados Unidos y el Canadá extendieron sus aguas jurisdiccionales a doscientas millas. En 1992 Canadá prohibió la pesca de arrastre en la mayoría de sus aguas jurisdiccionales del Atlántico tratando de conceder a las especies una oportunidad para que puedan regenerarse sin sufrir el intenso acoso al que han estado sometidas.

Nueva Inglaterra

Massachusetts Bay Company

Reflexiones sobre la sostenibilidad

La cuaresma y el ayuno

La Cuaresma no surgió desde el principio tal y como la conocemos hoy, sino que ha tenido una gestación de siglos y siempre referida a la celebración pascual. Esta última se fijó a mediados del siglo II y se la relacionó con la Pascua judía fijándola, tras una dura controversia, el domingo siguiente a ésta por decisión del Papa Victor (189-198). Establecida la fecha pascual, empiezan a surgir en las Iglesias de Oriente y Occidente la realización de un "gran ayuno" para poder prepararla de manera adecuada.

El ayuno siempre ha tenido en la historia de las religiones un profundo sentido ascético, y así lo tenía también en el judaísmo y en la Iglesia primitiva, dimensiones mucho más profundas y complejas de las que hoy pudieran verse en esta práctica. El ayuno comportaba algo más que la mera privación de alimentos ya que siempre estaba relacionado con la oración y la limosna, lo que preservaban su rectitud de cara a Dios y al prójimo, y se evitaba así que se convirtiera en un puro formalismo externo, como el que tanto fustigaba Jesús en los fariseos de su tiempo. Normalmente las principales celebraciones litúrgicas iban acompañadas de un ayuno comunitario que disponía el espíritu y el cuerpo para tales acontecimientos. De hecho la Cuaresma comenzó con un ayuno comunitario de dos días: el Viernes y el Sábado Santo que, con el domingo de resurrección, formaron el Triduo Pascual. Este ayuno tenía un sentido eminentemente pascual pues pretendía expresar la participación en la muerte y resurreción de Cristo, a la vez que, como señala el propio Jesús en el Evangelio, esperar la vuelta del Esposo arrebatado momentaneamente por la muerte. En el siglo III la práctica del ayuno previo a la Pascua se prolonga a las tres semanas anteriores, coincidiendo con el tiempo de preparación de los catecúmenos para el bautismo de la noche pascual. En el siglo siguiente este ayuno se prolonga aún más, tomando para ello como modelo el de Jesucristo en el desierto donde ayunó cuarenta días y cuarenta noches (cfr. Mt 4,1-2). El número de cuarenta días de ayuno, de donde provienen el nombre de Cuaresma (del latín &laqno;quadragesima»), ya lo había consagrado Moisés, quien "subiendo al monte (Sinaí) se quedó allí cuarenta días y cuarenta noches sin comer ni beber" (Ex 24,18); posteriormente otro de los personajes emblemáticos del judaísmo, el profeta Elías, sigue el ejemplo de Moisés, pues con la fuerza del alimento de una sósla comida "anduvo cuarenta días y cuarenta noches hasta el monte de Dios" (1Re 19,8). Una vez establecidos los cuarentas días de duración de la Cuaresma, las discrepancias vinieron a la hora de contar los días ya que si bien ordenados desde el jueves anterior al Tríduo pascual (el Jueves Santo) el tiempo cuaresmal debería empezar el actual primer domingo de Cuaresma, pero surgió una dificultad: los domingos al recordar la Resurrección son días de alegría, y no podían ser considerados en consecuencia días de ayuno. Para salvar este obtáculo y mantener los cuarenta días exactos de ayuno, se recurrió a comenzar la Cuaresma el miércoles anterior al primer domingo, el que se llamaría "miércoles de ceniza" o "principio de ayuno". Posteriormente, al excluir como días de ayuno también los sábados, se fueron ampliando las semanas penitenciales y aparecieron las llamadas en la liturgia romana"quincuagésima", "sexagésima" y "septuagésima". Todas estas adiciones quedaron suprimidas con la reforma litúgica del Vaticano II. Si a lo largo de los siglos ha sido variable el cómputo de los días cuaresmales, no menos han sido diversas también las formas de practicar ayuno cuaresmal. Con más o menos severidad siempre ha consistido en comer una sola vez al día; en los primeros siglos se solía hacer esta comida por la tarde, posteriormente, a partir de la Edad Media, se hacía a mediodía. Al principio el ayuno cuaresmal llevaba consigo también la abstinencia de ciertos alimentos, sobre todo de la carne y de lo que proviniera del mundo animal, de los huevos y productos lácteos; e incluso el vino era considerado materia de abstinencia. La no referencia al pescado en la práctica primitiva hizo pensar que no entraba entre los alimentos prohibidos durante la Cuaresma, costumbre que hoy pervive. El ayuno era sólo uno de los elementos de vivencia religiosa en que se apoyaba el tiempo cuaresmal, también estaban como ya se ha apuntado antes los otros dos fundamentales: la oración y el ejecicio de obras de caridad, sobre todo la limosna. En la práctica del ayuno cuaresmal se tenía en cuenta la edad, la salud de las personas, y era más intenso y severo para los catecúmenos que se preparaban para el bautismo y para los penitentes públicos. Con el correr de los siglos, las Iglesias de Oriente han conservado mejor el sentido del ayuno cuaresmal primitivo, en cambio, en Occidente, con el paso del tiempo se ha ido perdiendo de vista su profundo sentido original: se han ido sucediendo privilegios, dispensas, mitigaciones y distinciones entre el ayuno y la abstinencia. Recobrar el primitivo sentido El Vaticano II ha pretendido hacer volver estas prácticas a su primitivo sentido pascual, señalando que " la penitencia del tiempo cuaresmal no debe ser sólo interna e individual, sino también externa y social" y que se haga "de acuerdo con las posibilidades de nuestro tiempo y de los diversos países y condiciones de los fieles". Siguiendo estas indicaciones conciliares, en 1966 el Papa Pablo VI estableció en la Constitución "Penitemini" la practica actual del ayuno y la abstinencia cuaresmal que después quedaría plasmada en el vigente Código de Derecho Canónico, donde se señala que "todos lo fieles, cada uno a su modo, están obligados por ley divina a hacer penitencia; sin embargo, para que todos se unan en alguna práctica común, se han fijado unos días penitenciales, en los que se dediquen de manera especial a la oración, realicen obras de piedad y de caridad y se nieguen a sí mismos, cumpliendo con mayor fidelidad sus propias obligaciones y, sobre todo, observando el ayuno y la abstinencia" (c.1249). Los días y tiempos penitenciales señalados son "todos los viernes del año y el tiempo de Cuaresma". Aparte, de la abstinencia de carne los viernes de Cuaresma, con respecto a la práctica del ayuno y la abstinencia en un mismo día se especifica en el Código que ambos "se guardarán el miércoles de Ceniza y el Viernes Santo" .A la hora de señalar la obligatoriedad de estas prácticas se dice en el mencionado Código que "la ley de la abstinencia obliga a los que han cumplido catorce años; la del ayuno, a todos los mayores de edad (18 años), hasta que hayan cumplido cincuenta y nueve años" (c.1252). Por último, la Iglesia deja en manos de las Conferencias Episcopales el que éstas determinen "con más detalle el modo de observar el ayuno y la abstinencia, así como sustituirlos en todo o en parte por otras formas de penitencia, sobre todo por obras de caridad y prácticas de piedad" (c.1253).

El carnaval

La celebración del Carnaval tiene su origen probable en fiestas paganas, como las que se realizaban en honor a Baco, el Dios del vino, las saturnales y las lupercales romanas, o las que se realizaban en honor del buey Apis en Egipto. Según algunos historiadores, los orígenes de las fiestas de Carnaval se remontan a las antiguas Sumeria y Egipto, hace más de 5,000 años, con celebraciones similares en la época del Imperio Romano, desde donde se difundió la costumbre por Europa, siendo traído a América por los navegantes españoles y portugueses que nos colonizaron a partir del siglo XV. El Carnaval "Cristiano" La celebración del Carnaval es una de las fiestas más populares. Se celebra en los países que tienen tradición cristiana, precediendo a la cuaresma. Por lo general, en muchos lugares se celebra durante tres días, y se los designa con el nombre de carnestolendas, y son los tres días anteriores al Miércoles de Ceniza, que es el día en que comienza la cuaresma en el Calendario Cristiano. Se supone que el término carnaval proviene del latín medieval "carnelevarium", que significaba "quitar la carne" y que se refería a la prohibición religiosa de consumo de carne durante los cuarenta días que dura la cuaresma. Hay países en que se comienza la celebración del carnaval en distintas fechas, como en algunos lugares de Alemania en que se inicia el 11 del 11 a las 11 horas 11 minutos. O los hay que lo comienzan no bien termina la Epifanía, el 6 de enero. En otros lugares es tradicional comenzar el jueves anterior al Miércoles de Ceniza, y lo denominan Jueves Graso, como sucede en Italia. En ciertos países en que el Carnaval está muy arraigado como celebración popular, y ya alejada de su significado religioso, alargan los festejos a los fines de semana del mes de febrero y a veces el primer fin de semana de marzo. El Carnaval en la Edad Media y en los Tiempos de la Colonia En la Edad media, tan inflexible en los ayunos, abstinencias y cuaresmas, y con persecuciones a quienes no respetaban las normas religiosas, sin embargo, renació el carnaval y se continuó la tradición hasta la actualidad en muchos lugares del mundo. En esta época, se celebraba con juegos, banquetes, bailes y diversiones en general, con mucha comida y mucha bebida, con el objeto de enfrentar la abstinencia con el cuerpo bien fortalecido y preparado. En la España de la época de la Conquista y la Colonia ya era costumbre durante el reinado de los Reyes Católicos disfrazarse en determinados días con el fin de gastar bromas en los lugares públicos. Más tarde, en 1523, Carlos I dictó una ley prohibiendo las máscaras y enmascarados. Del mismo modo, Felipe II también llevó a cabo una prohibición sobre máscaras. Fue Felipe IV, quien restauró el esplendor de las máscaras. El Carnaval en los Tiempos Modernos Hoy en día, hay lugares célebres por sus festejos tradicionales y espectaculares, que atraen al turista y al amante de las costumbres de cada sitio, como lo son el Carnaval de Río, el de Santa Cruz de Tenerife, el de Oruro en Bolivia, el de Corrientes en Argentina y el de República Dominicana, con sus distintas expresiones, desde el Vegano hasta el de Santo Domingo. Se celebra en los distintos lugares de formas similares, pues siempre se presencian desfiles de carrozas, comparsas formadas por grupos de máscaras o bailarines vestidos con un mismo estilo que caracteriza a cada una de ellas, máscaras representando a distintos personajes reales o alegóricos, así como bailes de disfraces y diversión con cotillón, típico de esta fecha. En algunos lugares se estila que las máscaras persigan a los paseantes con vejigas que se utilizan para asustan, dar golpes no demasiado fuertes, o hacer reír; en otros lugares es típico el uso de serpentinas, papel picado, espuma molesta, y hasta mojar con agua, en pomos, globos y recipientes. El antifaz moderno es un vestigio de las fiestas de Baco y Cibeles.

La Societat i en molts casos l’església se les ha enginyat per substituir antigues festes de caire pagà i cristianitzar-les. Només un exemple, en el calendari festiu romà trobem una de les festes més celebrades, les Saturnals, a honor del déu Saturn, que eren les festes del solstici d’hivern, amb les famoses Bacanals, ara tenim les no menys importants de Nadal. I, si bé el Carnestoltes podrien ser també una reminiscència de les Saturnals alguns etnògrafs, entre ells, Julio Caro Baroja, les associa a les Lupercaal o Matronals, celebrades al mes de febrer i també dins de la civilització romana (Lupercals). Eren el ritual de la fecundació i protecció dels ramats, (Matronals) les festes de les dones, dies en que elles manaven (una semblança catalana és la festa de Santa Àgata, celebrada el 5 de febrer). Nosaltres, i en la majoria de llocs, les festes de Carnaval, eren i són uns dies d’esbargiment, balls i gatzara, abans d’entrar en les diades de la Quaresma (sempre dins la cultura cristiana), temps en el qual no es feien acte de divertiment , calia fer penitència i oració i àdhuc abstinència de carn, per això els dies abans es desenvolupen les jornades alegres i festives. La Quaresma s’enceta el Dimecres de Cendra, els dies abans són els que pertanyen a les festes carnavalesques que normalment comencen el dissabte amb l’arribada del Rei Carnestoltes, seguint els altres dies amb rues, disfresses i balls i acabant el dimarts amb la mort i enterrament del Carnestoltes i l’enterrament de la sardina. Si el Carnestoltes és representa popularment per un ninot alegre i rondaxó, hom pinta la Quaresma com una vella xaruga, alta, desnerida i antipàtica, que té set cames, va tota vestida de negre, i porta un bacallà en una mà i un cistell de verdures en l’altre. El simbolisme que es desprèn d’aquesta imatge popular és ben clar, perquè el temps de quaresma és de serietat, tristesa, recolliment, oració i dejuni.

http://www.garonuna.com/docs/carnaval.asp

 

 

Benvolguts nens i nenes ens ha tonar a passar. La Quaresma ja ha arribat, la tristesa ha començat i la gresca s'ha acabat. Ja no ens podrem disfressar i al Carnestoltes haurem de cremar.. La vella Quaresma no ens agrada perquè no podem menjar ni fabada Només queda una esperança que d'aquí a un any sense tardança torni a regnar, ni que sigui per uns dies el rei de les tonteries.

http://www.xarxa.infomataro.net/mem/telemat/festes/festesco/carnaval/

 

"Diu la cançonella: "Carnestoltes, moltes voltes. Nadal, de mes en mes. Pasqua, totes les dies. Quaresma, no tornes més!". Però, ves per on, si el que vols és arribar al temps de la Pasqua, abans cal sofrir la Vella Quaresma, que ens arriba altra vegada carregada d’abadejo, i segur que acabarà vencent al botinflat Carnestoltes. Set setmanes ens estarem sense poder tastar la carn! (per més que, per ací, això només sol deixar-se ja per cada divendres...) Els ninots que representen la Vella Quaresma mai no s’han oblidat a la Vall d’Albaida, on s’usen com a calendari satíric: Cal retallar la figura i penjar-la d’un vidre (porta, finestra), sempre mirant cap al carrer, o bé posar-la a qualsevol indret de la casa. I cada nit de dissabte a diumenge, mentre dure el temps quaresmal, li tallarem un dels set peuets; així fins que sone el Vol de Glòria de Pasqua Florida als campanars dels nostres pobles. En eixe moment, ja sense peus, la vella caurà i se’n fugirà. Podreu cremar-la a la llar, ara que, com que esclata la primavera, ja no l’encendrem més. I au! A menjar mona, ou, llonganissa, xocolate, el que vulgueu...! En alguns pobles del nostre País es fan grans ninots d’aquest tipus i els parteixen pel mig el tercer dels dimecres de Quaresma, que és el dia que es troba just enmig del temps quaresmal. En altres llocs, fan ninots humorístics i els posen en les portes de les cases per tal de criticar alguna qüestió local. Són els Ninots de Mitjan Quaresma, "els Nanos" de Cocentaina o "el Vell i la Vella" de Picassent. A algun indret arribaren a cremar aquests ninots. A València encara ho fan, i en diuen Falles... "

http://vilaweb.com/ontinyent/serveis/campaners/quaresma.html